Has decidido hacer realidad tu idea y crear tu propia empresa.

Sin embargo, ¿sabes qué forma jurídica es la más adecuada para un proyecto emprendedor como el tuyo?

Si has pensado hacerte autónomo, debes saber que si el proyecto va a ser impulsado por varios socios o va a necesitar la inversión de terceros, no es la modalidad más adecuada. En una startup se plantea un coemprendimiento, por lo que te preguntarás, ¿creo una cooperativa o una sociedad capitalista?

Es el momento de resolver tus dudas. Veamos las principales diferencias para descubrir qué tipo de sociedad se adapta mejor a tu futuro negocio.

  • Cooperativa

Tipo de sociedad: mercantil.

Recomendado para: empresas con más de tres socios.

Requisitos: mínimo tres socios para cooperativas de primer grado y un mínimo de dos cooperativas en caso de ser de segundo grado.

Capital: no existe un mínimo de capital necesario.

Responsabilidad: limitada al capital aportado. No se puede trasmitir la propiedad, tan solo darse de baja como socio.

Régimen: funcionamiento democrático, cada socio tiene derecho a un voto, independientemente del capital aportado. Su estructura es horizontal con un reparto equitativo de poder.

Tributa: las sociedades cooperativas tributan al 20% y cuentan con una bonificación del 50% de cuota íntegra.

  • Sociedad Limitada (SL)

Tipo de sociedad: capitalista.

Recomendado para: empresas con pocos socios.

Requisitos: mínimo uno o más socios.

Capital: 3.000 euros. Este capital queda dividido en participaciones, que hace referencia a una división en partes iguales, acumulables e indivisibles. Por ello, no se pueden trasmitir libremente y no cotizan en bolsa.

Responsabilidad: limitada al capital aportado por los socios.

Gestión: depende de los administradores.

Tributa: Impuesto de Sociedades e IVA.

  • Sociedad Anónima (SA)

Tipo de sociedad: capitalista.

Recomendado para: medianas y grandes empresas con un gran número de socios.

Requisitos: mínimo uno o más socios.

Capital: 60.000 euros. Este capital queda dividido en acciones nominativas. Se debe desembolsar el 25% en el momento de la constitución de la empresa. Las cantidades pendientes, que corresponden a dividendos pasivos, se aportan de forma posterior.

Acciones: Transmisión libre en el mercado de valores.

Responsabilidad: limitada al capital aportado por los socios.

Tributa: Impuesto de Sociedades e IVA.

¿Qué tipo de sociedad se adapta mejor a tu negocio?

Ahora que ya sabes las diferencias, podrás escoger aquella forma jurídica que mejor te convenga para ese proyecto emprendedor que tanto deseas convertir en realidad.

En primer lugar, si tu proyecto va a estar integrado por más de una persona, lo mejor es que te decantes por crear una sociedad. Por eso, te recomendamos las mejores opciones.

Cooperativa: solo integra a socios, sin tener en cuenta los inversores

Esta forma jurídica es una opción sencilla para fundar tu startup. Sin embargo, no es la más aconsejable. Esto se debe a que está formada solo por socios, por lo que no integra a inversores.

Tiene la peculiaridad de que cada socio tiene un voto, independientemente del capital que aporte. Da igual si contribuyes con 1 millón de euros o con 100 euros, el poder de decisión será el mismo.

¿Sociedad Anónima o Sociedad Limitada?

Ambas sociedades son la mejor opción para tu startup, tanto por el reparto en la participación y toma de decisión como en la financiación de terceros. La elección dependerá de las características de tu proyecto.

«La sociedad anónima supone una gran inversión inicial»

La Sociedad Anónima no tiene un límite de accionistas y sus acciones cotizan en bolsa. Aunque se debe tener en cuenta el gran nivel de inversión inicial que supone. Por ello, se recomienda para empresas medianas y grandes.

«Recomendación: crea una Sociedad Limitada»

Por esta razón, la Sociedad Limitada es la mejor opción si tu proyecto no va a estar integrado por muchos socios.

Esta forma jurídica solo supone una inversión de 3.000 euros, mucho más asequible que los 60.000 euros de la SA. Por otra parte, la gestión es más sencilla y económica. A su vez, la responsabilidad nunca implicará tu patrimonio personal, solo el capital que se aporte.

CONSEJO PRÁCTICO

Aunque si lo que quieres es llegar a cotizar en bolsa y la SL no tiene esta opción, tenemos la solución. Una SL puede convertirse en un futuro en una SA, por lo que lo que te recomendamos que comiences por una sociedad de Responsabilidad Limitada.

¿Te atreves a montar tu startup? Comparte tu caso con nosotros y cuéntanos cuál crees que es la mejor forma jurídica para tu proyecto.

Quizás te interese:

Escribe tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Algunos campos son obligatorios

BENVINGUTS
Som estalviadors i emprenedors com tu 🚀

SUBSCRIURE'M
La teua informació mai serà compartida
close-link

GUÍA DE LA IDEA AL NEGOCIO: 10 CLAVES PARA NO FALLAR

¿Tienes una idea sobre alguna cosa que crees que podría funcionar? Esta es la guía que te interesa.
DESCARGAR
Elaborado por el equipo de expertos de eCaixapopular.
close-link

GUIA DE LA IDEA AL NEGOCI:10 CLAUS PER NO FALLAR

Tens una idea sobre alguna cosa que creus que podria funcionar? Aquesta guia t’interessa.
DESCARREGAR
Elaborat per l'equip d'experts de eCaixapopular.
close-link

GUIA 5 DECISSIONS PER A CONVERTIR ELS TEUS ESTALVIS EN BENEFICIS

Eres estalviador? Els nostres experts et mostren com traure més rendibilitat dels teus diners.
DESCARREGAR
Elaborat per l'equip d'experts de eCaixapopular.
close-link

¿Tienes dudas?
?

En què consisteix el procés d’alta

Tot des del teu mòbil, fàcil i senzill

En qué consiste el proceso de alta

Todo desde tu móvil, fácil y sencillo